Buscar
  • TCT

La vida de la iglesia primitiva palestinense II




Siguiendo con nuestros apuntes de esta segunda parte de la vida de la iglesia primitiva, hacemos mención que la predicación en la vida temprana de la iglesia era sencilla y profunda a la vez: el arrepentimiento de pecados, la muerte y resurrección de Cristo, con gran énfasis sobre la resurrección, y el bautismo (Hch 2:29-42). Esta proclamación se veía acompañada de señales y milagros y del poder del Espíritu Santo. En consecuencia, había muchas conversiones. También en (Hechos 2:43) se nos habla de La presencia del poder de Dios. a. Y sobrevino temor a toda persona: Esto era evidencia del poder de Dios. Una de las obras más grandes, más poderosas que Dios puede hacer es cambiar el corazón humano a un honor reverente al Señor. b. Muchas maravillas y señales eran hechas: Esto era evidencia del poder de Dios. Donde Dios está trabajando, vidas serán tocadas de maneras milagrosas. (Hechos 2:44-45) a. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas: Con el influjo de más de 3000 creyentes, la mayoría de los cuales, se quedaban en Jerusalén y no tenían trabajos, la familia de cristianos tenían que compartir si fueran a sobrevivir. No debemos considerar esto como un experimento temprano en comunismo porque era voluntario, temporal, y tenía fallas al extenso que la iglesia en Jerusalén estaba continuamente necesitada de ayuda financiera de otras iglesias. También, no tenemos ninguna evidencia que esto siguió así por mucho tiempo. b. Todos los que habían creído estaban juntos: Los judíos tenían una costumbre enorme de hospitalidad durante cualquier día festivo mayor como Pentecostés. Visitantes eran recibidos en casa privadas, y nadie podía cobrar por dar una cama o un cuarto a un visitante, o por proveer para sus necesidades básicas. Los cristianos tomaron la enorme hospitabilidad de los días festivos y lo hicieron una cosa de todos los días. c. Vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno: El poder de Dios es evidente aquí porque Jesús vino a ser mucho más importante para ellos que sus posesiones. En (Hechos 2:46-47) La familia cristiana vivía junta y crecía. a. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas: La iglesia es para adorar a Dios y aprender de su palabra juntos. Aun así es para mucho más; Dios quiere que compartamos nuestras vidas los unos con los otros. b. Alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo: Su experiencia cristiana era diaria, alegre, y sencilla – buenos ejemplos para nosotros de seguir. c. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos: Esto es la prescripción de Dios para el crecimiento de la iglesia. Si tenemos cuidado de seguir el ejemplo de Hechos 2:42-47a, Dios se encargará de hacer la iglesia crecer él mismo. Hoy en preparación para Pentecostés y aun con el sentir paradójico de la pandemia, necesitamos abrir nuestros corazones para que el calor de su Espiritu pueda ayudarnos a vivir en el espíritu de generosidad, de gozo en las dificultades, de adoración en comunidad, de favor incondicional a los que menos tienen y de perseverancia en la fe y en la Palabra promisoria de Dios.


0 vistas
  • Facebook TCT
  • Instagram
  • Facebook JNI