Buscar
  • Tomás Vazquez

La vida bautizada y el ministerio de Cristo

San Marcos 1:9-13, Mateo 3:15



Texto bíblico San Marcos 1:9-13 Bautismo: Obediencia y justicia (Mt 3:15) Desierto: Soledad Ministerio y pasión: Servicio y salvación

El bautismo de Jesús, se ha dicho, marca el punto de la completa aprehensión humana, por la mente del Señor, de la plenitud de todo lo que era, y la función que era suya para completar la vida divinamente ordenada del mundo. Pero antes de que comenzara su Ministerio, llegó un intervalo de disciplina preparatoria que se gastó en soledad. Inmediatamente después de la visión y la Voz, el Espíritu lo insta a salir al desierto. “Entonces Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu”. En esta declaración se ve claramente la naturaleza de la acción del Espíritu sobre el Cristo ungido recientemente; Es una presión ejercida sobre su espíritu, su mente y su voluntad. Bajo cualquier aspecto, parece haber sido una nueva experiencia en la vida humana de Jesús. El fervor y la exaltación que implica, están en marcado contraste con los años tranquilos de Nazaret, mientras que concuerdan bien con el nuevo papel que había sido iniciado por el Bautismo.


Reflexión:

¿Encuentra alguna relación entre estas experiencias del Señor Jesucristo y su vida cristiana actual? ¿También has sido llevado/a al desierto?

0 vistas
  • Facebook TCT
  • Instagram
  • Facebook JNI