Buscar
  • TCT

La Trinidad Implica Comunión | Contemplando la Trinidad




Todavía como estudiante del Seminario me encontré con el libro de Dietrich Bonhoeffer, El Precio de la Gracia, que me salvó con relación al ministerio. Fue un desafío a seguir a Jesucristo que nunca había escuchado. Quería saber más de Dietrich. Y me encontré su libro Vida en Comunidad. No tenía dinero para comprarlo. Lo mecanografié por completo para tenerlo. Me abrió los ojos a muchas realidades cristianas, una de ellas es la comunión. Lloré de pensar que al terminar el año no vería más a algunos de mis compañeros. Y así ha sido. Y así tiemblo cada día que pasa durante esta pandemia. ¿Y qué si ya no veo a algunos de mis hermanos del TCT? Así de profunda, y mucho más, es la comunión cristiana. Verdaderamente nos amamos.


No fue sino hasta que descubrí a Martin Buber, Yo y Tú que aprendí que sólo existen dos relaciones que se expresan en el “yo” que pronunciamos. Está el “yo” que cuando se pronuncia se relaciona con el “ello”. Este “ello” se puede intercambiar por “él”, “ella” o “ellos”, pero sigue siendo “ello”. Es una relación que necesitamos para sobrevivir. Sus ilustraciones iluminan mucho. Una persona se acerca a un árbol y calcula cuánta leña le puede sacar. Es una relación “yo-ello”. Un político ve la asamblea y piensa cuántos votos puede obtener. Una persona viene a la iglesia para ver cuánta bendición puede recibir de Dios. La relación es “yo-ello”.


"Así de profunda, y mucho más, es la comunión cristiana. Verdaderamente nos amamos."

Existe una segunda relación, según Buber, la relación “yo-tú”. Esta relación no se puede decir a menos que se diga con todo el ser, y que se respete a la otra en su totalidad. De nuevo las ilustraciones. Se acerca al árbol y piensa “hermano árbol” a sabiendas que ambos tenemos derecho de vivir en esta tierra.


El político que está pensando en entregarse en cuerpo y alma al servicio del pueblo. La persona que viene a Dios queriendo saber quién y qué quiere el Ser divino. Un mundo de diferencia. Buber nos enseña que el amor, sí, el amor no puede existir más que en esta segunda relación. ¡Y se abre todo un mundo para reflexionar! Hermano, hermana, ¿usted cree que la otra persona siente y sabe cómo se está usted relacionando con ella?



El siguiente personaje que me iluminó y nos ilumina en la relación trinitaria es Juan de la Cruz. Considera este poema:


“Como amado en el amante

uno en otro residía,

y aquese amor que los une

en lo mismo convenía

con el uno y con el otro

en igualdad y valía.


Tres Personas y un amado

entre todos tres había

y un amor en todas ellas

y un amante las hacía,

y el amante es el amado

en que cada cual vivía”.


Pensar que la Trinidad es una comunión perfecta de amor y eterna nos invita a imitarle como san Pablo con exhorta (Efesios 5:1).


Pensar que la Trinidad es una comunión perfecta de amor y eterna nos invita a imitarle.

Concluyamos con el texto que nos habla del deseo de Dios que esa comunión se haga realidad en nosotros: “lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo” (1 Juan 1:3). Trinidad implica comunión.




3 vistas

Templo

Cristiano

de Tuxtla

19 sur esq. 1a poniente s/n Barrio San Francisco  |  Teléfono: (961) 61 351 96

HORARIO Domingos: 8:30 am, 10:30 am y 6:00 pm | Miércoles: 7:30 pm |​​ Sábados: 5:00pm y 7:00pm

©2023 Templo Cristiano de Tuxtla · Tercera Iglesia del Nazareno. Diseñado por crèatif | Estudio Creativo

  • Facebook TCT
  • Instagram
  • Facebook JNI