Buscar
  • Mauricio Constantino

Buscando a Marlin



Si la compañía Pixar Animation Studios, hubiera tomado la decisión de alterar su argumento central e intercambiado los papeles de los personajes en la historia y hubiese producido una película que, en vez de que sea Marlin (pez payaso papá) quien decide emprender una búsqueda frenética e incansable a causa del rapto de Nemo (pez payaso hijo); hubiese sido el hijo quien debería recorrer el océano entero con el objetivo de hallar al Papá. La película, hubiera generado una empatía con miles de adolescentes que experimentan una situación de igual dolencia y desesperación. Obviamente, la crítica sería más fácil de reconocer y causaría demasiada polémica, debido al género y al público a quien va dirigida, por eso los directores sabiamente han decido producirla como la conocemos y a causa de eso la hemos disfrutado más.


Imagínate que te encuentras con un anuncio en el periódico como el que sigue:


¿Te sorprendería?, ¿te podrías identificar?, ¿pensarías que se trata de una mala broma?, ó ¿ tendrá algo de verdad?


Es preocupante ver cómo en países latinoamericanos como México, los padres están abandonando a sus hijos (González G., 2011), ya sea que los dejan por largas horas en las escuelas, en la casa de los abuelos o algún familiar y si no se cuenta con ninguna de las opciones anteriores, muchas veces, se encomiendan a la suerte dejando a sus hijos sin supervisión alguna. No es tan sencillo como parece debido a que los padres [entiéndase que se habla de papá y mamá] toman este tipo de decisiones por el bien familiar, buscando mejorar las “condiciones de vida”.


“Desgraciadamente muchos jóvenes no se sienten social ni familiarmente adaptados; gritos y gestos remplazan la conversación entre los adolescentes y sus padres en la mayoría de nuestros hogares”. - Dr. Sergio H. Canavati A.

Henry Nouwen en su famoso libro “El Sanador Herido”, nos habla acerca de que las generaciones actuales están creciendo sin padres, que los chicos no encuentran referentes positivos de lo que significa <<ser adulto>> y mucho menos de autoridad (en todos los sentidos), dice:


“Estamos frente a una generación que tiene personas que los han engendrado, pero no padres, una generación en la que todo el que reclama para sí algún tipo de autoridad, porque tiene más edad, porque tiene mayor madurez, porque es más inteligente o más poderoso, se convierte en sospechoso desde el principio.” - Henri Nouwen

El problema que enfrentamos ante una situación así no es que alguno de tus amigos o chicos que conoces decida emanciparse de su familia, sino que inmediatamente después de que la idealización de los padres se cae [uno de los duelos en la adolescencia (Aberastury, 1971)], el adolescente sale en búsqueda de un referente (que cumplirá el rol que deben cumplir los padres) al que pueda imitar y en quien desea encontrar aceptación. Entonces es aquí cuando la vida de esos conocidos o amigos adolescentes, que están sufriendo abandono por parte de sus padres, se ponen en situación de riesgo.


No estoy hablando acerca de que los papás lo han dejado huérfano o en adopción, estoy hablando de papás que se han ido a –trabajar- y ya no están cumpliendo con su rol familiar. Ya no dan contención a sus hijos, ya no afirman la identidad y la sexualidad de sus hijos, ni enseñan valores, no quiero ni mencionar nada acerca de la fe. Ahora todo ese “trabajo” por no decir carga se le ha delegado al internet o algún otro individuo, en el mejor de los casos, es un familiar con tiempo, pero desgraciadamente no todos los casos disponen de un familiar con “buenas” costumbres.


Hoy, viendo el mundo de los adultos sin quedar alguno fuera, incluyendo a los papás, permanecen impotentes e indiferentes ante problemas como los que viven en las escuelas los niños y jóvenes como: acoso, maltrato, discriminación y ese término nuevo tan conocido ya por todos: ‘bullying’, para aprender la palabra propia en español “intimidación”. No debería existir ninguno de estos, si tan solo en casa se le dotará al niño o al joven de la seguridad necesaria pero sobretodo de amor y valor propio para poder establecer límites a toda persona, las cosas serían diferentes. No solamente se debe considerar a las víctimas como afectadas por la ausencia de padres, hemos de considerar que los que están cometiendo esos delitos también son una reacción contra la ausencia ya mencionada de referentes en casa. La diferencia que los primeros sufren a causa de la falta de amor y por eso no pueden marcar límites claros y los segundos por esa misma falta de amor no pueden respetar la privacidad y el derecho de sus compañeros.


El extraordinario músico, cantautor y compositor Franco de Vita, compuso una hermosa canción con una profunda crítica social contra los padres:


No basta que de afecto

tú le has dado bien poco

todo por culpa del maldito trabajo

y del tiempo.

No basta porque cuando quiso

hablar de un problema

tú le dijiste niño: "será mañana

es muy tarde, estoy cansado".

No basta comprarle todo

lo que quiso comprarse

el auto nuevo antes de graduarse

que viviera lo que tú no has vivido.


La iglesia debe estar haciéndose las preguntas correctas ante esta problemática tan desalentadora y preocupante. ¿Podemos jugar un papel sustituto como padres ¿vemos esto como una oportunidad para evangelizar?, ¿habremos perdido el verdadero llamado de hacer discípulos? Igualmente las debemos hacer como individuos: ¿soy referente para personas dentro y fuera de la Iglesia?, si eres joven podrías preguntar si, ¿tienes referentes positivos en quienes puedas confiar y aprender a ser discípulo de Cristo?, ¿o si tienes modelos sanos de lo que significa ser padre o madre? Pablo el apóstol de los gentiles nos dejó un claro ejemplo de lo que significa el rol de un discípulo que hace y forma a otros discípulos de Cristo. Primeramente lo vemos con una relación estrecha con Timoteo, hasta el punto que le llamaba su hijo en la fe (1Tim. 1:2) y de igual forma le vemos con sentimientos comparables a la de una madre, teniendo un sentimiento entrañable y que experimenta un dolor tan gran como el de dar a luz, debido al profundo amor que le tiene a la Iglesia que está en la región de Galacia.


Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, (Gal. 4:19). La evangelización siempre debe ir acompañada de un trabajo integral, incluye o debe incluir el trabajar en formar a las personas en discípulos de Cristo. Ya que, en ese seguimiento a Cristo se viven conceptos como: amor, perdón, salvación, cuidado y aun las cosas que no son tan apreciadas como lo es: la disciplina, el trabajo duro, la paciencia y la perseverancia.


La sociedad posmoderna no solamente grita con desespero por padres presentes y conscientes de su rol, de igual forma desesperan por conocer a discípulos de Cristo, que sean, congruentes con la Biblia y llenos de amor para con una humanidad confundida, una generación que no tiene la idea del precio de lo que significa haberle dado la espalda a Dios.


No podemos decidir quienes deberían ser nuestros referentes positivos inmediatos (familia), pero al seguir a Cristo y al escudriñar la palabra de Dios se nos revela que nuestro padres o algunos líderes, en vez de ser buenos referentes, solo traen más dolor

a nuestra vida. Debemos tomar conciencia de que es también nuestra responsabilidad buscar referentes que sean discípulos de Cristo, hombres y mujeres que sean maduros y que tengan una relación viva con Dios.


En muchas de las Iglesias hay hermanos que son de ejemplo y de bendición (que su vida y los frutos del Espíritu Santo lo confirman), que sus hijos ya son mayores de edad, que sus ocupaciones les hacen tener tiempo disponible y, que están dispuestos a compartir tiempo con jóvenes y adolescentes; seguramente estos podrían ser de mucha ayuda, a la hora de que un chico o chica puedan acudir a esa pareja de esposos para sentir el respaldo de un adulto. Los chicos desean que se les pueda escuchar, socorrer en alguna necesidad y que demuestren interés a lo que hacen o piensan. Necesitan de hermanos maduros que puedan ser como “padres” para algunos de esos chicos que por alguna u otra razón sus verdaderos padres no están para ellos.



Los creadores de Nemo nos dieron una gran lección, al hacernos ver que son los papás que tienen que ir en búsqueda de sus hijos. Mi oración es, que muchos papás puedan darse cuenta de que Nemo <<su hijo>> se ha perdido y que puede estar atrapado en lugares donde su vida corre peligro, aunque pareciera que ya es demasiado tarde, siempre se puede hacer ese largo viaje para rescatarle de esa terrible experiencia que ha generado el abandono. Un verdadero acto de amor puede cambiar el destino de un corazón que se está endureciendo a causa del egoísmo y la soledad.




0 vistas
  • Facebook TCT
  • Instagram
  • Facebook JNI